Los autónomos podrán recurrir una sanción de Hacienda aunque hayan prestado previa conformidad

Las actas de conformidad ante sanciones de la Agencia Tributaria han dejado de ser inamovibles, los autónomos pueden recurrir las multas impuestas por Hacienda aún previa aceptación. Aunque el trabajador por cuenta propia preste conformidad con la liquidación que determine Hacienda tras una inspección de su negocio, éste puede apelarla posteriormente ante un Tribunal si hay faltas jurídicas o interpretaciones erróneas en la redacción del acta. Es decir, un error de la Agencia Tributaria puede frenar un procedimiento sancionador. Es una novedad porque dar la conformidad a un acta de sanción siempre suponía aceptar la multa y tener que pagarla aunque se demostrase que la administración se había equivocado.

La decisión del TSJ de Valencia marcó una diferencia en el mecanismo que regula las sanciones tributarias. Las actas de conformidad son documentos escritos que plasman el acuerdo al que el autónomo inspeccionado por Hacienda y el inspector de la Agencia Tributaria han llegado. Normalmente, cuando se firma un acta de conformidad es porque se supone que el profesional está de acuerdo con esa decisión, aunque muchas veces no sea así. Se aceptan a menudo para evitar procesos engorrosos con Hacienda. De ahí la peculiaridad de que, posteriormente a la aceptación de acta de conformidad, el autónomo pueda alegar un defecto jurídico para paralizar una sanción e incluso ganar un juicio frente a Agencia Tributaria.

Aunque parezca improbable que la Agencia Tributaria cometa un error a la hora de justificar una sanción a un negocio, ocurre en más de una ocasión. Desde fallos al explicar en qué normativa se ampara la multa hasta interpretaciones jurídicas erróneas, pasando por intentar liquidar una deuda que ya ha prescrito. Es imprescindible revisar a fondo la documentación y prestar atención a “todos los motivos que explica la Agencia Tributaria en sus sanciones”.

Los asesores aseguran que, aunque los autónomos no estén de acuerdo con el acta de inspección, la  mayoría de ellos firma el acta de conformidad, ya que si no aumentan los intereses de pago. En el momento en que interpone el recurso la sanción de paraliza, y con ella, los recargos.

Constatar que este procedimiento únicamente podrá llevarse a cabo en caso de que el acta de conformidad presente errores por cuestiones jurídicas, no de hecho. Las cuestiones jurídicas son más bien “errores de redacción en cuanto a la normativa en la que se justifica la sanción o interpretaciones jurídicas erróneas”. En cambio, los fallos por cuestiones de hechos se refieren al importe, es decir, la cuantía de la sanción, “, y por el momento, no puede recurrirse”.

Hacienda pondrá en el punto de mira a los autónomos y empresarios cuyo medio de pago principal es el efectivo. De hecho, se ampliará el control sobre este tipo de transacciones a todos los pagos, independientemente de la cantidad que se trate. Se indica que se va a respetar, en la medida de lo posible, a los sectores más afectados.  

HACIENDA VIGILARA A PYMES Y AUTONOMOS EN 2021

La lucha contra la economía sumergida, es uno de los  motivos principales de la vigilancia de Hacienda ante autónomos y pymes en España. A todos los Asesores, nos consta que estas situaciones son las que van a ser sometidas a un mayor control tributario este año y afectarán sobre todo al colectivo de los trabajadores por cuenta propia y las pequeñas y medianas empresas.

La propia Agencia Tributaria ha compartido en su página web que esta atención se centrará en mayor medida, ya que cuentan con nuevos equipos que hacen mucho más sencillo el trabajo contable. Han firmado acuerdos directos con empresas que se encarguen del desarrollo y gestión de nuevos software para intensificar esta gestión.

El objetivo de la  búsqueda de fraudes, es  evitar que puedan descargarse o emplearse en el ámbito empresarial, lo que denominan ” sistemas que permitan suprimir las ventas”. Se pretende contar con un servicio de “calificación” a los propios trabajadores autónomos que presten sus servicios de forma dependiente a empresas. Esta medida ayudará a la AEAT a regularizar las contingencias fiscales en IVA e IRPF, teniendo en cuenta la revisión de las calificaciones.

El comercio online también será uno de los sectores más vigilados durante este curso. Muchas empresas serán sometidas a un ‘cuestionario fiscal’ para así conseguir la información necesaria para acceder a las diferentes plataformas de comercio electrónico. Lo que pretenden, es controlar el posible fraude antes de que se produzca.

IDENTIFICACIÓN FISCAL COMPLETA

La búsqueda e identificación de todos los obligados tributarios es una de las misiones a cumplir por parte de Hacienda en este curso 2021. Quieren tener identificados a todos las personas obligadas a tributar por cualquier concepto. Así que, atentos a los ingresos efectuados en Entidades Bancarias por cualquier concepto, al ser suceptibles de control.

Renting o leasing ¿Qué es más rentable para el autónomo al comprar un vehículo?

El renting, es un alquiler de larga duración que no tiene opción de compra. Pero, a cambio del pago de una cuota mensual, el autónomo puede disfrutar de un vehículo con todo incluido: seguro, mantenimiento y reparaciones. Eso sí, nunca será suyo. Por otro lado está el leasing, que puede resultar similar al renting, con la diferencia de que el autónomo paga una cuota mensual durante el tiempo pactado y, al final del periodo, tiene una opción final de compra. 

Los grandes negocios escogen cada vez más el renting para su flota de vehículos, y esta modalidad es una opción muy rentable para los autónomos. Puede olvidarse de muchos gastos fijos como son el seguro del coche o el mantenimiento del vehículo. Tiene ventajas adicionales como el cambio de neumáticos por desgaste y se da la opción a un coche de sustitución. Y sobre todo, la ventaja clave es la renovación del vehículo cada tres o cuatro años.

Una de las dificultades del renting que puede ser problemática para el autónomo, es la negociación del contrato. En el caso del leasing, es más sencillo, ya que el acuerdo se hace a través del banco habitual. Salvo que elijamos un vehículo de los que actualmente ofertan los Bancos.

El renting y el leasing cuentan con mayores ventajas fiscales que la compra directa. Y por su condición de gasto mensual, son más ventajosas con la tesorería del autónomo.

Los autónomos que escojan la opción de renting o leasing, deberán pagar una cuota mensual por el uso de su vehículo y mantenimiento. La clave de estas modalidades, es que  puede desgravarse hasta el 100% de estas mensualidades. Estas dos opciones de arrendamiento pueden deducirse tanto el IRPF como el IVA mensual soportado. En el caso del IRPF, las cuotas abonadas por los autónomos se pueden desgravar por completo en la declaración del IRPF, como cualquier otro gasto soportado que afecte directamente a la actividad empresarial. En lo referente al IVA, éste también puede deducirse. La Agencia Tributaria aplica el criterio de la deducción del 50% del IVA soportado

Ventajas y desventajas del renting

Ventajas:

No existe  inversión inicial. De esta forma el autónomo puede acceder sin demasiados recursos y de forma fácil a uno o varios vehículos.

Las contrataciones de renting  van con todo incluido: reparación del vehículo, seguro a todo riesgo, impuestos de matriculación e impuestos como el IVTM. Se puede escoger como ventajas adicionales la revisión de neumáticos por desgaste y tener disponible un coche de sustitución en caso de avería. Gracias a esto, si el vehículo sufre cualquier percance, la compañía de renting  se hará cargo de cualquier contingencia.

El autónomo estrenará coche cada tres o cuatro años si tienen un contrato de larga duración.

Las cuotas se pueden deducir en el IRPF y el IVA.

Desventajas:

El autónomo no es el propietario del vehículo.

Es crucial cumplir con los pagos estipulados. En el caso contrario puede acarrear penalizaciones.

Las empresas de renting imponen un límite anual de kilómetros. Si se excede, se deberá pagar un extra en su factura.

Mensualmente hay que pagar una cuota fija, lo que supone un bache para aquellos autónomos que no saben cuánto van a ingresar cada mes.  

Ventajas y desventajas del Leasing:

Ventajas:

Los pagos mensuales son más bajos que en el renting.

El autónomo puede tener un coche más caro por menos dinero.

Al finalizar el contrato,  podrá escoger entre tres opciones: quedárselo a cambio del pago de la última cuota (valor residual), cambiarlo por otro nuevo o devolverlo a la compañía.

Las cuotas se pueden deducir en el IRPF y el IVA, en los límites y las condiciones establecidas.

La cuota mensual puede ser variable

Menores costes financieros y se puede financiar el 100% del valor del vehículo.

Se puede cambiar de vehículo cada 2-3 años.

Desventajas:

Según los términos del contrato, pueden existir restricciones de kilometraje, y penalizaciones.

Los costes añadidos del vehículo, así como el seguro corren de cuenta del autónomo.

Los seguros pueden ser más caros porque se trata de un vehículo en arrendamiento

Si  se quiere terminar el contrato antes de tiempo, tendrá costes por cancelación anticipada.

Actualmente,  las tarifas de renting y leasing compiten directamente con las ofrecidas por las de  compra directa del vehículo.

LOS AUTONOMOS PODRAN APLAZAR HASTA AGOSTO Y SIN INTERESES SUS IMPUESTOS DEL 1ER. TRIMESTRE DE 2021

El Consejo de Ministros amplió  la medida vigente desde el inicio de la pandemia, que posibilita cuatro meses de aplazamiento de impuestos sin intereses para los pequeños negocios. Es decir, los trabajadores por cuenta propia tendrán hasta agosto para aplazar sus obligaciones tributarias sin  ningún recargo por ello.

Se concederá el aplazamiento de las deudas tributarias cuyo plazo de presentación e ingreso finalice desde el día 1 de abril hasta el día 30 de abril de 2021, ambos inclusive. Se ofrece una ampliación de aplazamiento de impuestos -esta vez de tres a cuatro meses- al que podrán acceder todos aquellos autónomos y pymes que facturen menos de seis millones de euros, y quieran posponer el pago de sus autoliquidaciones del primer trimestre, como IVA, IRPF o Sociedades, cuyo plazo de presentación terminaría en el mes de abril.

Los autónomos interesados podrán aplazar los pagos de las retenciones e ingresos a cuenta de los modelos de retenciones trimestrales a trabajadores o empresarios (111); de arrendamiento o subarrendamiento de inmuebles (115). También los Pagos fraccionados del IRPF (modelo 130 y 131), los pagos a cuenta del Impuesto de Sociedades (modelo 202) y la declaración trimestral de IVA (modelo 303).

Los autónomos deben tener en cuenta que sólo cuatro de los seis meses -en los que se podrán aplazar de forma automática los tributos- serán sin intereses. Será el propio contribuyente el que deberá cancelar la deuda de forma parcial o total antes de que pasen el plazo estipulado para no tener que hacer frente a intereses. La Agencia Tributaria no avisará o solicitará la cancelación de la deuda pasados esos primeros cuatro meses.

En caso de que el trabajador por cuenta propia no cancele su deuda, deberá hacer frente durante los dos últimos meses -septiembre y octubre-, a los intereses habituales de estas operaciones, que rondan el 3,75%. 

Se permitirá aplazar todos aquellos impuestos que tengan un importe máximo de 30.000 euros. Además, como requisito para la concesión del aplazamiento se exigirá que el autónomo o empresario sea una persona o entidad con un volumen de operaciones no superior a 6. mm euros en el año 2020

Para solicitar el aplazamiento, el autónomo debe presentar, por los procedimientos habituales, la autoliquidación en la que figuran las cantidades a ingresar que el contribuyente quiere aplazar, marcando la opción ‘reconocimiento de deuda’.

La Agencia Tributaria está trabajando en una nueva funcionalidad que permita a los autónomos aplazar sus autoliquidaciones de impuestos. El fisco quiere ampliar los servicios de su aplicación, al objeto de poder aplazar deudas e incluso abonarlas anticipadamente.

SEIS DATOS PERSONALES QUE NUNCA DEBES DE PUBLICAR EN INTERNET

Cualquier  visita, a cada rincón de internet, los usuarios dejamos un rastro que se aprovecha para ofrecer publicidad de nuestro interés. La red lo  sabe todo sobre nosotros porque, compartimos datos personales a la ligera. Ocurre en cualquier interacción en redes sociales, comentarios en foros, registros en páginas web y plataformas…

La Oficina de Seguridad del Internauta (OSI) ha recopilado los seis datos privados que nunca deberías publicar en internet en el marco de la campaña “¿Cuánto valen mis datos en la Red?”. La Guardia Civil se ha hecho eco de las recomendaciones y aconseja a los usuarios pensar si importa que cualquier persona pueda tener acceso a todos nuestros datos, antes de rellenar cualquier formulario.

La OSI explica que  “debemos tener claro que perdemos el control de cualquier información que subamos a Internet, ya que, aunque lo borremos, un tercero habrá podido guardarlo y a su vez compartirlo”,  Publicar alguno de los siguientes datos puede suponer un riesgo para nuestra privacidad en la  red.

Correo electrónico y número de teléfono

Es habitual que cualquier plataforma o red social solicite un correo electrónico e, incluso, el número de teléfono para poder utilizar sus servicios. Hay que ser muy selectivos con qué sitios queremos que tengan nuestra información, ya que podríamos ser victimas de spam, estafas por phishing u otras técnicas de engaño.

Dirección y ubicación

Cuidado con la foto de barbacoas o festejos  que subimos a Instagram o, con dar permisos para que terceros accedan a la ubicación de nuestro dispositivo. Si nuestra ubicación y dirección se convierten en información pública, los ladrones podrán saber en qué momento no estamos en casa.

Fotos de menores

Es muy arriesgado compartir imágenes de los más pequeños de la familia, pero sobre todo,  es muy importante que las fotos no salgan del ámbito privado. Nunca se sabe quién puede descargarlas y qué uso se va a hacer con ellas. La OSI recomienda que censures o tapes la cara del menor, como mínimo.

Documentos personales

Nunca se debe publicar ningún  tipo de documento personal, como el DNI, el carnet de conducir o los datos bancarios. Los cibercriminales podrían suplantar fácilmente nuestra identidad para cometer delitos.

Opiniones comprometidas

El anonimato nos llena de valor, porque podemos criticar y opinar sobre cualquier asunto. Los falsos comentarios, desafortunados o fuera de tono pueden afectarnos en nuestra vida profesional, pero también ofender a otros usuarios, y son una posible fuente de denuncias y pleitos en nuestra contra.

Conversaciones privadas

No es recomendable, compartir conversaciones privadas,  y mucho menos si se trata de terceras personas. Publicar este tipo de información podría considerarse un delito de revelación de secretos, al vulnerar el derecho a la protección de datos.

TIPOS DE FACTURAS UTILIZABLES

PROFORMA, COMPLETA  O SIMPLIFICADA

Las facturas proforma están reguladas en España y son muy utilizadas entre pymes y autónomos.

Se trata de un documento de compraventa suscrito entre vendedor y comprador. Las facturas proforma no forman parte de la contabilidad ni se declaran, puesto que no tienen ninguna validez de cara a Hacienda. Solo reflejan una operación comercial que se quiere realizar, pero en la que aún no se ha efectuado la entrega ni el pago.

Con este tipo de facturas se puede justificar una operación que todavía no se ha efectuado o las condiciones de la venta; e incluso servir como oferta comercial o comprobante de un envío de muestras.

La diferencia de un presupuesto y las facturas proforma es que el último caso conlleva una mayor posibilidad de completar la operación comercial. No obstante, no tiene ninguna validez judicial, ni contable.

Las facturas proforma deben incluir los siguientes datos:

  • Fecha de emisión
  • Datos del proveedor
  • Datos del cliente
  • Descripción de la mercancía
  • Precio unitario Impuestos aplicados
  • Otros gastos (transporte, seguro…)

Para que no quepa confusión alguna, deberá indicarse claramente que se trata de una factura proforma.

La factura completa es la factura ordinaria que siempre se ha conocido. Es decir, el documento en el que se deja constancia de la operación comercial realizada, ya sea la compraventa de un producto o la prestación de un servicio. Los datos relativos a la transacción  que deberán estar reflejados son:

  • Numeración correlativa y específica. No puede haber dos facturas con la misma numeración.
  • Fecha de expedición o emisión. Se trata de la fecha en la que se emite la factura.
  • Razón social de tu empresa y la del receptor.
  • Número de identificación social de ambas partes.
  • Concepto descriptivo de la naturaleza de la transacción.
  • Importe desglosado de todas las transacciones que se reflejan en la factura.
  • Cuota tributaria (aplicación del IVA y el IRPF.)
  • Importe total de las transacciones y de la cuota tributaria.

En la factura simplificada no es necesario indicar los datos fiscales del receptor. El requisito más reseñable  es que el importe de la factura no debe superar los 400€ con IVA incluido.

Campos obligatorios de una factura simplificada:

  • Número y serie correlativas
  • Fecha de expedición
  • Nombre o razón social y NIF del emisor
  • Concepto
  • Tipo impositivo aplicado
  • Importe total a pagar

ME ESTAN HACIENDO UNA INSPECCION DE TRABAJO¡¡

Una inspección de trabajo, es una acción dirigida por el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo, para garantizar el cumplimiento de las normas vigentes de salud, seguridad e higiene laborales. Por esta razón, cualquier empresa es susceptible de recibir una.

El protocolo de actuación es similar en todas las que realizan. Un funcionario acreditado, solicita contactar con el responsable de la empresa. Identifica a los todos los integrantes del entorno laboral, y revisa el cumplimiento en diferentes normativas sobre:

  • Relaciones laborales individuales y colectivas.
  • Igualdad de trato y oportunidades y no discriminación en el trabajo.
  • Prevención de riesgos laborales, así como de la normativa sobre las condiciones de trabajo.
  • Inscripción, afiliación, altas y bajas de trabajadores, cotización y recaudación de cuotas del Sistema de la Seguridad Social.
  • Situación de los trabajadores extranjeros.

DOCUMENTOS QUE SOLICITA EL INSPECTOR

  • Horario y calendario laboral con el fin de controlar los fichajes. Resumen de horas extraordinarias.
  • Altas y justificantes de pago de las cuotas al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos.
  • Comunicación de apertura de la autoridad laboral.
  • Recibos de nóminas. Contratos mercantiles.
  • Justificantes de pago de la Seguridad Social.
  • Parte de alta y baja de todos los trabajadores.
  • Justificante de inscripción en la Seguridad Social.
  • Si hubiera empleados extranjeros, autorizaciones de trabajo y documentación de los trabajadores.
  • Contratos de trabajo presentados ante la oficina de empleo junto con su justificante.
  • Diario mayor y balances, libro contable.
  • Constitución de la sociedad, y alta en IAE.
  • Declaración de retenciones del IRPF.
  • Declaración de operación con terceros.
  • Documentación sobre la prevención de riesgos laborales (medidas de protección, material de prevención de accidentes de trabajo, resultados de controles sanitarios, evaluación de riesgos).
  • Aplazamientos y fraccionamientos de pagos de cuotas a la Seguridad Social.

MOTIVOS POR LOS QUE ME HACEN LA INSPECCION

Por un procedimiento rutinario y normalizado.

Por una denuncia laboral realizada por los propios trabajadores de la empresa.

A través del Buzón ITSS (Buzón de Inspección de Trabajo y Seguridad Social) donde se reciben las reclamaciones, obrando en consecuencia.

¿ME PUEDO NEGAR?

NO. Es una obligación  del empresario facilitar todo lo necesario al inspector. Entorpecer cualquier labor del funcionario puede acarrear multas entre los 6.251€ y 187.515€.

ALGUNOS DETALLES DE CARA A LA DECLARACION DE LA RENTA 2020

Este año gran parte de los trabajadores que hayan estado en ERTE y ganen menos de 22.000 euros anuales tendrán que presentar la declaración, salvo que no superen los 14.000 euros. Atención: quien haya tenido que devolver parte de la prestación que compruebe que el borrador no incluye la cantidad pagada de más por el SEPE.

La prestación extraordinaria por cese de actividad, ES un rendimiento de trabajo, pese a que su origen esté en la actividad económica del autónomo, NO es un rendimiento de actividades económicas.

En 2020, se pudo rescatar los derechos consolidados de los planes de pensiones, planes asegurados, planes de previsión social empresarial….  HASTA el límite de los salarios o ingresos netos dejados de percibir. A estos reembolsos se consideran rentas del trabajo, por lo que  hay que comprobar el borrador, por si no constan dichos importes.

Se amplió la exención en el IRPF de las retribuciones en especie del servicio indirecto de comedor, también cuando los vales comedor se disfrutan trabajando a distancia. La prestación del servicio debe tener lugar durante los días hábiles y la cuantía no puede superar los 11 euros diarios.

La prestación del ingreso mínimo vital está exenta, al igual que las rentas mínimas de inserción y las demás ayudas para colectivos en riesgo de exclusión social, con un límite máximo anual para 2020 de  11.279,39 euros. Ahora bien, los perceptores del ingreso mínimo vital y los miembros de la unidad de convivencia, están obligados a presentar la declaración. Esta percepción no da derecho a otro tipo de deducciones familiares (familia numerosa, familiares con discapacitados  y monoparentales con dos hijos).

Otras modificaciones afectan a la disminución de ingresos provocada por la pandemia a los empresarios en estimación objetiva en IRPF y régimen simplificado de IVA. Para el cálculo del rendimiento anual no se computan los días de inactividad en que estuvo declarado el estado de alarma en 2020, ni los días del segundo semestre de 2020 en los que la actividad económica se hubiera suspendido por las medidas adoptadas por las CC. Autónomas.

Se aumenta la desgravación de los donativos efectuados desde enero de 2020 hasta el 80% de los primeros 150 euros donados y un 35% del resto de sus aportaciones.

Las madres con hijos menores de tres años (con derecho a la aplicación del mínimo por descendientes) percibirán hasta 1.200 euros anuales por cada hijo menor de tres años siempre que realicen una actividad por cuenta propia o ajena por la cual estén dadas de alta en el régimen de la S. Social o mutualidad. Las madres que estén en ERTE de suspensión no tienen este  derecho, durante los meses que estén en ERTE. Sí se aplica a las madres en ERTE de reducción de jornada o a tiempo parcial.

Deducciones por familias numerosas, por ascendiente con dos hijos y por discapacidad de descendientes, ascendientes o cónyuge; Tienen derecho a estas deducciones tanto los contribuyentes que realicen una actividad por cuenta propia o ajena como aquellos que perciban prestaciones contributivas y asistenciales. Las personas en ERTE o que perciban la prestación por desempleo de nivel contributivo o el subsidio por desempleo, sí tienen derecho a estas deducciones familiares también durante los meses en que se perciba la prestación o el subsidio.

CALENDARIO DE LA DECLARACION DE LA RENTA-CAMPAÑA 2.021

Según el calendario de la Renta para el contribuyente,  el inicio del plazo será,  en el mes de abril. Arrancará el 7 de abril para las presentaciones por internet y acabará el 30 de junio. Si se quiere presentar por teléfono o presencialmente hay que esperar hasta el 6 de mayo y el 2 de junio, respectivamente.

Declaración a través de Internet

La campaña  2020 comienza el miércoles 7 de abril, momento a partir del cual, y hasta el miércoles 30 de junio, se podrá tener acceso al borrador, modificar y presentar la declaración por Internet, a través del programa Renta Web. La fecha límite es el 25 de junio en caso de que el resultado sea a ingresar con domiciliación en cuenta.

Como siempre, para la modalidad online hay que entrar en la web de la Agencia Tributaria o en la App. No es necesaria la cita previa pero sí el DNI electrónico, el certificado electrónico, la Cl@ve PIN o el número de referencia…

Presentar la Renta por teléfono

Si se quiere presentar la Renta 2020 por teléfono, es necesario pedir cita previa para ser atendido por la Agencia Tributaria. La cita previa está disponible por internet y por teléfono desde el 4 de mayo hasta el 29 de junio. Y es desde el 6 de mayo y hasta el 30 de junio cuando es posible hacer la declaración vía telefónica.

Presentar la Renta de forma presencial

Para realizar la Renta de forma presencial en las oficinas de la Agencia Tributaria, también es necesario pedir cita previa. En este caso se podrá solicitar a partir del 27 de mayo, y desde el 2 de junio la Agencia Tributaria comenzará a atender presencialmente a los contribuyentes para hacer la declaración. El último día para pedir cita previa es el 29 de junio y la campaña se da por finalizada un día después, el 30 de junio.

Teléfonos de contacto

Los teléfonos para pedir cita previa para la declaración de la renta son:

901 12 12 24     91 535 73 26     901 22 33 44    91 553 00 71.     

Datos a recopilar y verificar previamente:

Comprobar que están correctos los DNI de todas las personas que deban figurar en la declaración, el IBAN de la cuenta bancaria o las referencias catastrales de los inmuebles en propiedad o alquiler.

Consultar el certificado de retenciones de nuestra empresa, donde quedan reflejadas las cantidades abonadas y retenidas y, en el caso de los autónomos, también las ingresadas por su cuenta en la Seguridad Social o los ingresos obtenidos así como las cantidades deducidas por IRPF.

Cuotas satisfechas a sindicatos, colegios profesionales, donativos, o cualquier otro justificante de deducción a justificar.

RENTA 2020- TRAMOS DEL IRPF

Este año no hay novedades fiscales en los tramos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, (IRPF). Cuanto mayor son las rentas que se integran en la base liquidable, mayor es el porcentaje aplicable.

El IRPF grava la renta obtenida durante un año de las personas físicas residentes en España según su naturaleza y circunstancias personales y familiares. Dentro de los rendimientos, los del trabajo (sueldos y salarios), los del capital inmobiliario (alquileres) y los de actividades económicas (autónomos) se clasifican como renta general. Mientras, los rendimientos del capital mobiliario (incluyen intereses de cuentas o depósitos y dividendos) se clasifican como renta del ahorro.

GENERAL

En la escala general de retenciones aplicables a los perceptores de rentas del trabajo según la normativa estatal, los tramos se mantuvieron intactos en el ejercicio 2020, con lo cual rigen los mismos para la campaña de la renta de este año, que es la que arranca ahora: se sitúan en el 19% para los primeros 12.450 euros; el 24% de 12.450 euros a 20.200 euros; el 30% de 20.200 euros a 35.200 euros; el 37% de 35.200 euros a 60.000 euros y el 45% de 60.000 a 300.000 euros.

Cabe destacar que el tipo total se divide entre el estatal y el autonómico y, este último, varía en función de la comunidad autónoma donde se tenga que declarar.

AHORRO

Por otro lado, existe la escala del ahorro.

Para la liquidación del año 2020, la tributación del ahorro queda de la siguiente manera: El 19% para importes de hasta 6.000 euros. A partir de 6.000 y hasta los 50.000 euros ganados se paga el 21%. Desde 50.000 euros hay que tributar por el 23% a Hacienda.

Una vez obtenida la cuota íntegra general y del ahorro, se suman y a la cantidad resultante se le descuenta las deducciones de carácter general y las autonómicas.

Aunque una persona no esté obligada a declarar puede conocer su borrador, ya que si sale a pagar no presentará la declaración de la renta, pero si le sale a devolver puede que le compense presentarla.

Si no hacemos la declaración de la renta estando obligado a ello, cometemos una infracción tributaria que se clasifica como leve, grave o muy grave. Si sale a pagar  tendrá un recargo de intereses dependiendo del plazo de  retraso en presentar la declaración, y una multa de entre el 50% y el 150% del valor de la deuda.